Home Equipping Leaders Hispanic / Latino ¿Quienes son los misioneros/as laicos/as?

¿Quienes son los misioneros/as laicos/as?

Mandato Bíblico

"Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo, y enseñndoles que guarden todas las cosas que os he mandado. Y yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo" (Mateo 28:19-20).

Éste es uno de los mandatos más fuertes que tiene la iglesia cristiana. Esas palabras de Jesús han inspirado a millones de personas, por cientos de años, que dedican sus vidas en servicio a los demás.

Debe ser también nuestra visión el que la iglesia sea el lugar donde todos podamos escuchar las grandezas de Dios en nuestras propias lenguas (Hechos 2:8). Esto acontece por medio del lenguaje, identidad cultural, y tradiciones filiales y sociales. Sabemos que en el Día de Pentecostés, el Espíritu Santo no destruyó ni ignoró la identidad de las personas presentes, sino más bien les reveló el evangelio en cada uno de sus idiomas. Debido a esta experiencia la iglesia tuvo un tremendo crecimiento. Creemos que la iglesia aún sigue llamada a manifestar las buenas nuevas de Dios en todas las lenguas y culturas de este mundo.

El Plan Nacional para el Ministerio Hispano-Latino fue aprobado inicialmente por la Conferencia General de la Iglesia Metodista Unida del 1992, y reafirmado durante los cuadrienios 1996-2000, 2001-2004 y 2004-2008. El Plan Nacional emplea una estrategia para movilizar y equipar la Iglesia Metodista Unida para la misión para y con los Hispanos-Latinos en los Estados Unidos, envisionando una relación dinámica entre evangelismo y alcance social. El Plan Nacional también tiene un énfasis en el liderato laico y su tarea central es bastante amplia: el reclutar y equipar misioneros laicos, comisionar misioneros, desarrollar ministerios hispanos-latinos en iglesias no-Hispanas-Latinas, la provisión de fondos de Iniciativa Conferencial para la Misión, capacitación de líderes clérigos y la búsqueda del apoyo de las agencias generales dentro de la Iglesia Metodista Unida.

Libro de la Disciplina de la Iglesia Metodista Unida
La Disciplina del 2004 de la Iglesia Metodista Unida, párrafo 271, indica lo siguiente sobre Misioneros Laicos:

"Misioneros laicos son personas laicas comprometidas, mayormente voluntarias, que están dispuestas a ser adiestradas y a trabajar en un equipo con un pastor-mentor para desarrollar comunidades de fe, establecer ministerios comunitarios, desarrollar programas de extensión de la escuela de iglesia e involucrarse en el desarrollo congregacional. Todo misionero laico deberá seguir las guías establecidas por el Comité Nacional de Ministerios Hispanos del Plan Nacional de Ministerios Hispanos, y puede ser certificado por su Conferencia Anual. Si las Conferencias Anuales optan por certificar a misioneros laicos, lo harán de acuerdo con las pautas. El misionero laico será responsable ante su pastor-mentor como miembro del equipo de ministerio. El equipo de ministerio será responsable ante la congregación local u organismo patrocinador que establezca las metas para el ministerio y nombre al equipo de ministerio. El misionero laico es responsable ante las políticas y procedimientos de la Conferencia Anual en la cual sea asignado. El concepto de misionero laico se basa teológicamente en el ministerio del laicado. Mientras el misionero laico esté involucrado en una variedad de ministerios, su propósito es complementar, no reemplazar, al pastor."
— From La Disciplina del 2004 de la Iglesia Metodista Unida. Copyright © 2004 by The United Methodist Publishing House. Used by permission.

Currículo
Los currículos provistos en la capacitación de misioneros laicos ofrece a los participantes herramientas o instrumentos metodológicos y prácticos que les permitan estar en condiciones de participar en un equipo de trabajo para el desarrollo de ministerios.

Requisitos para la capacitación

  • Experiencia y compromiso personal con el Cristo resucitado y la comunidad hispana-latina. Receptividad a la dirección del Espíritu Santo.
  • Participación y compromiso activo dentro de una iglesia local de la Iglesia Metodista Unida o de la Iglesia Metodista de Puerto Rico, y haber demostrado respeto y lealtad por la tradición y doctrina metodista.
  • Recomendación del (de la) pastor/a o de un comité apropiado de la iglesia local en la que participa el candidato.


Quiénes pueden participar
Pueden participar en el Programa de Capacitación, laicos/as y sus pastores/as-mentores/as que deseen y sientan un llamado para participar en los ministerios hispano-latinos como parte del Plan Nacional Para el Ministerio Hispano-Latino.

Quiénes son los Misioneros/as Laico/as
Son personas llamadas por Dios, y que han recibido la capacitación básica de Módulo I y Módulo II, y han sido asignadas a trabajar en equipo en algún ministerio específico.

Requisitos para la certificación

  • *Voluntad y disponibilidad para llevar a cabo el Programa de Capacitación y formar parte de un proceso de acción-reflexión y acción.
  • Voluntad y disponibilidad para trabajar en equipo con otras personas.
  • Conocer, adoptar y adherirse a los planteamientos del Plan Nacional para el Ministerio Hispano-Latino.
  • Comprender, apreciar y afirmar las culturas actuales en los Estados Unidos.
  • Disponer de un período de tiempo para formar parte de un equipo de trabajo en el desarrollo de ministerios.
  • Estar dispuesto a presentar evaluaciones e informes a las personas apropiadas en cuanto a los ministerio que desempeña.
  • Haber completado Módulo I y Módulo II del Programa de Capacitación.
  • Carta de recomendación del pastor o pastora.


Pasos a seguir para recibir la Certificación Oficial

  • Reunirse con su pastor/a-mentor/a e indicarle su deseo de ser certificado, mostrándole los certificados que recibió al completar los Módulo I y Módulo II.
  • Si su Conferencia tiene un/una Coordinador/a o Director/a de Ministerios Hispanos, puede incluir a esa persona en la reunión con el pastor/a-mentor/a.
  • Escribir una carta a su Superintendente de Distrito indicándole que usted ha cumplido con todos los requisitos para ser certificado como Misionero/a Laico/a y solicitando que se le certifique en la siguiente Conferencia Anual. Esta carta debe ser formal, firmada por usted, por su pastor/a-mentor/a y si desea, por el Coordinador/a de Ministerios Hispanos de la Conferencia.
  • Aunque es mucho más formal el que se lleve esto a cabo durante las sesiones de la Conferencia Anual oficiado por el Obispo y el Superintendente de Distrito, sin embargo, también se puede llevar a cabo en una iglesia local, oficiando el Superintendente de Distrito y otras personas adicionales que él o ella asigne.
  • Proveerle con anticipación a los que van a participar, el documento con el "Acto de Certificación" y un muestrario del certificado a otorgarse. Esto puede servir como guía, pero cada Conferencia Anual puede desarrollar su propio documento.


Consejitos adicionales...

  • Toda asignación como misionero laico dada por el/la Superintendente de Distrito debe ser ofrecida por escrito, estipulando los acuerdos entre todas las partes.
  • Mantenga un calendario de todas las actividades que lleva a cabo y someta un informe a su supervisor inmediato sobre el progreso del ministerio al cual ha sido asignado.
  • Cómprese una cámara y tome retratos de todas las actividades de su ministerio. Prepare un álbum con esas fotos.
  • Manténganse en contacto con las oficinas del Plan Nacional para el Ministerio Hispano-Latino para que le envíen materiales y posibilidades de fondos y becas para asistir a eventos que serán de ayuda para su ministerio.
  • Pida que le concedan una mesa de exhibiciones durante la sesión de Conferencia Anual y ahí despliegue fotos y materiales de su ministerio.
  • Cultive en todo momento su formación cristiana asistiendo a los eventos conferenciales, retiros espirituales, lectura de libros, y especialmente asistiendo a los talleres de especialización que ofrecen las unidades de Módulo III, auspiciados por sus Conferencias (u otras), Jurisdicciones, la Junta General de Discipulado y otras agencias generales, en colaboración con el Plan Nacional para el Ministerio Hispano-Latino.
  • Sea un miembro activo y participante en el "caucus" nacional hispano Metodistas Asociados Representando la Causa Hispanoamericana (MARCHA), quien aboga por los asuntos de justicia e inclusividad de todos los hispanos-latinos.
  • Trabaje muy de cerca con los pastores y pastoras, especialmente con los hispanos-latinos) de su Conferencia Anual.

Related