Home Estrategias para el desarrollo de una nueva congregación

Estrategias para el desarrollo de una nueva congregación

En la primera década del siglo XXI (veintiuno), los metodistas unidos utilizan una variedad de estrategias para fundar nuevas congregaciones en EE. UU. A continuación, se proveen brevemente algunas de las estrategias y tácticas para el desarrollo de nuevas iglesias más utilizadas por nuestra denominación. Las estrategias abajo mencionadas podrían ser las correctas para cualquier grupo de personas según sea el contexto del lugar donde se lleve a cabo la fundación/plantación de la iglesia.

Para información adicional sobre estas estrategias, favor de contactar a Path 1, o al personal responsable del desarrollo de nuevas congregaciones de su conferencia anual.

1. Estrategia de iglesia asociada o múltiples iglesias fundadoras - una congregación metodista unida, o quizás un grupo de varias iglesias asociadas, en el papel de una madre/múltiples madres dando a luz a una hija, o patrocinando el desarrollo de una nueva iglesia. También pueden ser un grupo de varias iglesias en asociación con otras entidades (ministerios universitarios, hogares para personas jubiladas o una agencia de la iglesia).

2. Estrategia misionaria clásica - Ocurre cuando un gabinete conferencial envía a un fundador a desarrollar una nueva iglesia en un territorio: (a) no conocido por ese fundador, y (b) donde no existen iglesias metodistas unidas o instituciones que apoyen la fundación de iglesias.

3. Estrategia de expansión a través de múltiples sitios - La reunión de la nueva comunidad de fe (o varias comunidades de fe) en el(los) nuevo(s) sitio(s) continúa(n) siendo parte de la iglesia asociada, aun cuando se puedan desarrollar un personal y sistema de equipos de ministerios. Este tipo de fundación varía en estrategias pastorales y de personal. Típicamente, tienen a un pastor/pastora en cada sitio, quien puede estar encargado de la predicación en ese sitio.

4. Estrategia de la iglesia dentro de la iglesia - En un mundo de bienes raíces costosas, muchas iglesias nuevas compartirán sus espacios con otras iglesias (tanto iglesias asociadas, como otras congregaciones colaboradoras). Las congregaciones existentes que deciden compartir sus propiedades, encontrarán que las iglesias nuevas podrían servir mejor a sus vecinos inmediatos, especialmente cuando la iglesia nueva se especializa en ciertas culturas étnica y raciales y/o cierta generación o grupo social.

5. Estrategia Elías-Eliseo - La misma requiere de un proceso de discernimiento proactivo con el/la superintendente de distrito o el personal de la conferencia anual. La congregación puede descubrir una visión nueva y renovar su ministerio para dar frutos, o responder al llamado de Dios de convertirse en una iglesia nueva “Elías” (2 Reyes 2.1-14 cuenta cómo Elías pasó el legado de su ministerio a Eliseo). Las iglesias “Elías” escogen intencionalmente: (a) unirse a otra iglesia y compartir sus bienes materiales con la conferencia anual para alcanzar a un grupo nuevo; (b) o abrir sus puertas a un fundador y equipo de lanzamiento, que tomen posesión al administrar la instalación para desarrollar una congregación nueva.

6. Estrategia de fusión vital - Las fusiones, la mayor parte del tiempo, no crean iglesias nuevas. Dos iglesias que van en declinación, típicamente están de acuerdo en compartir una instalación y decaen juntas. Sin embargo, la Conferencia Anual de Ohio Este, por ejemplo, tiene una estrategia la cual requiere a las iglesias a fusionarse: vender sus edificios; unir sus fondos; mudarse temporalmente a un local; identificar un nombre nuevo; recibir a un fundador/fundadora adiestrado/a, y comportarse como si fuese una iglesia nueva. El liderato pastoral es clave en esta estrategia.

7. Estrategia de cierre/reapertura de una instalación - Parecida a las estrategias anteriores, con la excepción de que en este caso no hay quien se haya quedado para compartir la instalación, ni reenfocar el ministerio para dar paso a algo nuevo. La iglesia nueva comienza a atender las necesidades y cultura de la comunidad.

8. Estrategia de la iglesia hogar - Esta puede ser la estrategia más antigua que existe. Sin duda nos transporta a Asia Menor en el primer siglo, y a la colonización de América cuando la población era muy escasa. Las iglesias hogares son típicamente pequeñas, limitadas al número de personas que caben en un hogar o espacio de reunión. Por lo general, estas son dirigidas por el laicado, y a veces en compañía de algún/alguna clérigo/a, quien lleva los sacramentos de un lugar a otro. Las iglesias hogares (o células) pueden organizarse en redes –similares a los circuitos de congregaciones muy pequeñas.

9. Estrategia de comunidades intencionales - Esta estrategia tiene sus orígenes en la iglesia primitiva, descrita en el capítulo 2 de Hechos de los Apóstoles. Las comunidades intencionales han existido a través de la historia cristiana, por ejemplo, las órdenes de San Francisco (franciscanas), y de San Benito (benedictinas) y celtas. Los ejemplos más contemporáneos fueron encontrados durante la década de 1950, los cuales aún permanecen vigentes. Las comunidades intencionales, típicamente pequeñas (3-12 personas), no tienen un plan de formalizar el establecimiento de una nueva iglesia como lo dispone el

¶ 259 de la Disciplina de la Iglesia Metodista Unida.

10. Estrategia del nacimiento sorpresa - A veces las iglesias nacen inesperadamente – al igual cuando las criaturas nos llegan en un momento en que no las esperamos. Algunas de nuestras mejores congregaciones metodistas unidas han surgido de esta manera, como fruto de la labor del Espíritu Santo junto con el laicado fiel. A menudo, estos proyectos junto con apoyo de un sabio cuidado pastoral y negociación, podrían ser desarrollados a la manera metodista unida como proyectos oficiales de iglesias nuevas.

11. Proyectos integrados multiétnicos - Esta estrategia da como resultado a una iglesia nueva intencionalmente multiétnica, que tiene servicios de adoración como un cuerpo integrado para crear una expresión cultural única, en donde todos los grupos involucrados están representados. Así es como luce el reino de los cielos en la tierra. Entonces, ¿por qué no se fundan de forma intencional iglesias que favorezcan la integración? Esta estrategia refleja la obra del Espíritu Santo que conforma a muchos grupos culturales, étnicos y raciales en un solo cuerpo: el cuerpo de Cristo. Reconocemos que la Iglesia Metodista Unida está en la etapa de aprendizaje de cómo llevar a cabo eficazmente esta estrategia.

Bajar el documento “Estrategias para el desarrollo de nuevas congregaciones” en PDF